Llantos, música y oraciones, en un Juárez conmovido, despiden a “Rafita”, de 6 años, torturado y asesinado

El reloj marcaba las 16:00 horas del día de ayer cuando la tierra cubrió el féretro de madera donde reposaba el lastimado cuerpo del niño David Rafael Santillán Vargas, de 6 años y desaparecido el 8 de agosto.

El pequeño fue asesinado y su cuerpo fue arrojado entre la maleza y la basura a pocos metros de su vivienda, donde sus familiares lo localizaron. Su agresor lo golpeó en la cabeza y los tobillos y al parecer retuvo el cadáver varios días hasta que lo aventó al basurero clandestino situado entre los fraccionamientos Villas Colonial y Praderas del Pacífico.

CON MÚSICA Y LLANTO DESPIDEN A RAFITA

 

Antes de darle cristiana sepultura, la familia se despidió del menor con música, oraciones, llanto y liberando decenas de globos blancos. En el cielo el ruido del trueno que presagiaba la ligera lluvia que al sur de la ciudad parecía la respuesta a las plegarias.

 

El servicio funeral concluyó y con el dolor causado por la ausencia del menor, la familia se retiró a descansar tras vivir días intensos y momentos desgastantes.

 

Por la tarde, decenas de elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) acudieron a la colonia Praderas del Pacífico para realizar las investigaciones correspondientes en torno al asesinato del pequeño.

 

La carpeta de investigación está a cargo del Fiscal Raymundo Montero, quien solicitó ante un juez dos órdenes de cateo para igual número de viviendas cercanas a la casa de la familia Santillán Vargas, dio a conocer personal de la institución.

 

SE NIEGAN A HABLAR CON REPORTEROS

 

El féretro donde reposaron los restos “Rafita” salió de la iglesia San Judas Tadeo, después de las 14:00 horas, donde el párroco ofició la misa de cuerpo presente.

 

En el lugar, personas cercanas a los padres del menor asesinado impidieron el acceso a los medios de comunicación al templo. Incluso se suscitó un conato de agresión de los vecinos hacia reporteros y fotógrafos.

Desde el martes, los agentes de la Policía Municipal habían dicho que por instrucciones de la familia se impediría el acceso a la capilla de la funeraria Perches, propietaria del cementerio privado donde fue inhumado el cuerpo del menor.

 

El servicio, uno de los más costosos ofrecidos a una víctima del delito de homicidio, fue sufragado en su totalidad por la Fiscalía General del Estado (FGE), dijo ayer el vocero Alejandro Ruvalcaba Valadez.

 

Explicó que gastos del servicio fúnebre fueron costeados con fondos de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Chihuahua (CEAVE).

 

El monto de valor del servicio contratado a la empresa particular fue reservado por el servidor público.

 

Ayer se descartó que la FGE condicionara el apoyo a la familia del menor asesinado, al trascender que el personal de la CEAVE objetó la intención de la madre y la abuela de “Rafita” de hacer declaraciones ante los representantes de los medios de comunicación, para no dañar la imagen de la institución ante los nulos resultados obtenidos en la búsqueda de menor.

 

Ruvalcaba Valadez dijo que el personal de la CEAVE está integrado por un equipo de profesionales que asiste a las víctimas y valoran el impacto psicológico que sufren, por lo que recomiendan la no exposición de las víctimas a medios.

 

De acuerdo con el artículo 4 de la Ley General de Víctimas, esta calidad se adquiere con la acreditación del daño o menoscabo de los derechos en los términos establecidos, ya sea de manera individual o colectiva, con independencia de que se identifique, aprehenda, o condene al responsable del daño o de que la víctima participe en algún procedimiento judicial o administrativo.

La CEAVE divide la operación en tres temáticas, entre ellas: el Registro Estatal de Víctimas, donde se contabilizan e identifican las necesidades de las personas o colectividades y se aborda el plan de atención y asistencia.

 

Además, las áreas de asesoría psicológica, jurídica y trabajo social; espacio en el que especialistas brindan las herramientas para sobreponerse emocional, física y patrimonialmente, mientras se constatan las medidas de reparación integral del daño, para lo cual se tiene asignado un fondo, según informa la propia CEAVE en la página oficial.

 

Según su titular, Irma Villanueva Nájera, la instrumentación de este fondo es una deuda histórica con personas que han sufrido algún delito o una grave violación a sus derechos humanos.

 

El martes por la tarde, el personal de la Subsecretaría de Desarrollo Social de Gobierno del Estado hizo acto de presencia en la vivienda de “Rafita” para entregar “apoyos” a la familia, sin embargo, no había nadie en casa por lo que los servidores públicos se retiraron.

Fuente: Sin embargo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.