China finalmente permite la llegada del equipo de la OMS para investigar el origen del coronavirus

Un policía, en el mercado de Wuhan, donde empezó todo.

AGENCIAS

11 de enero 2021.- Tras una semana de retrasos y varios «malentendidos», China permite por fin la entrada de los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigarán sobre el terreno el origen del coronavirus. En un breve comunicado, el Ministerio de Salud ha informado de su llegada este jueves sin dar más detalles, según recoge el periódico «South China Morning Post».

Ante la presión internacional, el presidente chino, Xi Jinping, accedió finalmente en mayo a una investigación sobre el terreno durante la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud. Para averiguar su origen, la OMS iba a enviar por fin la semana pasada un equipo de diez expertos en una misión de un mes y medio, incluyendo las dos primeras semanas de cuarentena obligatoria al llegar a China. Pero dos de los especialistas que ya habían emprendido el viaje la semana pasada no pudieron entrar en el país por un problema con sus visados. Un nuevo retraso que incluso “decepcionó” al propio director general de la OMS, el doctor Tedros, muy criticado por su aquiescencia con Pekín.

El fin de semana, el subdirector de la Comisión Nacional de Salud, Zeng Yixin, aseguró que China estaba “plenamente preparada y esperando a que los expertos de la OMS completaran ciertas formalidades y ajustaran su agenda”. Pero matizó que “la fecha exacta en que irán a Wuhan e investigarán el origen del coronavirus se está negociando”, según informa el diario “Global Times”, altavoz del Partido Comunista.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus

Tras una semana de demora, Pekín ha anunciado para este jueves la llegada de la misión, que empezará con dos semanas de cuarentena y luego está amenazada por el calendario. Justo dentro de un mes, el 12 de febrero, empieza el Año Nuevo Lunar, cuando toda China se para durante dos semanas por las vacaciones más importantes del país.

A todo ello se suman los rebrotes que han estallado este invierno, como el que ha obligado a confinar a los once millones de habitantes de Shijiazhuang, capital de la provincia de Hebei, y amenaza al éxodo masivo del Año Nuevo Lunar.

En las últimas 24 horas se han confirmado 103 casos de coronavirus en China, 85 de ellos de transmisión comunitaria. La provincia de Hebei, escenario esta semana del último brote de la pandemia, ha sumado este lunes 82 nuevos casos, lo que ha provocado que las autoridades decreten nuevas restricciones en los desplazamientos y cuarentenas, informa Reuters.

De las más de diez millones de pruebas efectuadas en Shijiazhuang desde el miércoles hasta el domingo, han salido 354 casos positivos de Covid-19 y más de 11.700 personas han sido aisladas en 120 «hoteles de cuarentena», recoge la Prensa oficial. A la espera de una nueva ronda de pruebas para controlar el brote, se han endurecido las restricciones en Hebei. Como esta provincia rodea a Pekín, que también sufrió pequeños rebrotes el mes pasado, la capital china está en máxima alerta.

Un grupo de personas haciendo fila frente a un hospital en Pekín para someterse a pruebas de coronavirus

Mientras tanto, el régimen sigue intentando escabullirse como origen de la pandemia. Desde hace meses, los epidemiólogos chinos insisten en que el coronavirus no empezó en Wuhan. Para ello, se aprovechan de los estudios que han hallado sus anticuerpos en Italia en septiembre del año pasado y en EE.UU. el 13 de diciembre, antes de que Wuhan comunicara su aparición. Dichos estudios no son concluyentes y los primeros casos en China se remontan al 17 de noviembre, según informó en su día el periódico «South China Morning Post» citando documentos oficiales. Pero tal disparidad de datos ha dado munición a Pekín para montar su «teoría de los congelados», aunque la propia OMS no cree que el coronavirus pueda contagiarse por contacto con superficies infectadas, China achaca sus últimos rebrotes a las importaciones de carne y marisco congelados y sugiere que así pudo haber entrado en el mercado de Wuhan.

«Más y más estudios de investigación han mostrado que es probable que la pandemia emergiera en muchos lugares del mundo», aseguró en una reciente entrevista con Xinhua el ministro de Exteriores, Wang Yi, el más alto cargo en sumarse a esta teoría. Consciente del daño que el coronavirus ha hecho a la imagen de China, reconocía que «estamos en primera línea de la lucha por la opinión pública», recordaba la «diplomacia de las mascarillas» y se oponía «a la politización de la pandemia y a etiquetar el virus». Obviando la ocultación inicial de información y el retraso en reconocer los contagios entre humanos, clamaba que «corrimos a informar de la epidemia los primeros».

Después de un año, la OMS sigue esperando hasta el jueves.

Personas caminan por la vera del río en Wuhan, China.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.