Home LA HISTORIA Un molino le trituró su pierna, después de 14 operaciones y 64 transfusiones de sangre sigue adelante
0

Un molino le trituró su pierna, después de 14 operaciones y 64 transfusiones de sangre sigue adelante

0
0

Coatzacoalcos, Ver.- Se podría decir que José Guadalupe Torres Uscanga la libró para contarla; prácticamente volvió a nacer “porque Dios así lo quiso”, afirma este joven veracruzano.

Dos meses duró la atención médica en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital General de Zona No. 36 de Coatzacoalcos con 14 cirugías, 64 unidades de sangre, dos entubaciones y una traqueotomía José Guadalupe de 20 años se prepara para enfrentar nuevos retos familiares y laborales que le depara la vida.

Hoy en día, a nueve meses de haber sufrido un accidente de trabajo, que lo dejó al borde de la muerte y sin su pierna derecha, José Guadalupe está recuperándose para continuar con sus sueños y proyectos, pensando siempre en su mamá y dos pequeños hermanos, dando gracias a Dios y al personal del IMSS por los cuidados recibidos durante su estancia, pues sin ellos hoy no estaría vivo para contar su experiencia.

El 05 de octubre de 2016, José Guadalupe fue succionado de su pierna por un molino triturador durante su jornada de trabajo, fue llevado a las instalaciones del Hospital General de Zona No. 36 no obstante por la pérdida de sangre llegó en estado grave con choque hipovolémico; de inmediato ingresó a quirófano para después entrar a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

“Por 57 días estuve en UCI, gracias a las buenas atenciones que recibí por el personal de Hospital salí de ahí; por el accidente perdí mucha sangre lo que complicó el funcionamiento de mis riñones, vías respiratorias y pulmones, en total fueron 14 operaciones y 64 transfusiones de sangre, mi estado era demasiado crítico, los médicos daban poca esperanza de vida, pero siempre le echaron ganas a mi caso”, recordó.

Crisófora Uscanga mamá de José Guadalupe dijo que el pronóstico siempre fue reservado: “caía en paro, pero gracias a Dios y a los médicos IMSS mi hijo salió de ahí, es un milagro, de hecho así lo conocen los médicos como milagro”.

Durante los primeros días de los 57 que estuvo hospitalizado, al menos 80 familiares y amigos diariamente esperaban afuera del Hospital para conocer el estado de salud del joven, escuchando en ocasiones noticias malas o en otras buenas, pues su estado de salud no mejoraba.

José Guadalupe recuerda con agradecimiento la atención del médico traumatólogo, Julio Villalvazo quien realizó la mayor parte de las operaciones, que siempre se mostró confiado y seguro en que todo saldría bien, diariamente lo visitaba y le estrecha la mano; las enfermeras de UCI de nombre Maribel y Bertilde, siempre estuvieron ahí dando no sólo su atención sino su cariño, así como a la coordinadora de cuidados intensivos, Zulma Colmenares, por mencionar a algunos de los trabajadores que estuvieron al pendiente de él, “en el IMSS no sólo están pasando cosas buenas, sino también hay personas buenas”.

Para agradecer la atención que recibió así como la solidaridad que hubo con su familia durante la espera, todos los días 5 de cada mes toda la familia Uscanga llega al Hospital 36 a dar café, leche, agua, pan y dulces a quienes así como ellos esperan afuera noticias de sus pacientes, así también un mensaje de fe y confianza.

“Han pasado nueve meses, que sin duda, han sido los más difíciles de mi vida, pero nunca he dicho no se puede, porque si Dios me dejó con vida es porque tengo por quien luchar y lograr cosas, ya retomé mis estudios y estoy esperando que me den de alta por completo para empezar a trabajar de nuevo, tengo aún muchas cosas por hacer y mi familia es mi inspiración”, dijo.

Para concluir, pidió a la población regalar un poco de vida a través de la donación altruista de sangre, pues así como él que requirió 64 unidades, también hay niños, mujeres, adultos y adultos mayores que necesitan un poco de sangre para salvar sus vidas, “me gustaría que de corazón donen un poco de su sangre, con ese poquito salvan una vida o a muchas personas porque esa persona que recibe de seguro depende su familia, regalemos vida y Dios nos lo recompensará”.

Deja un comentario

error: Contenido protegido!