La mayoría de la comida termina en la basura, pero ellos la hacen el cemento de futuro

De acuerdo con información del WEF (World Economic Forum), la industria de la construcción en Estados Unidos es una gran fuente de desechos y contaminación, ya que representa aproximadamente el 39 por ciento de las emisiones de CO2 en el país y 534 millones de toneladas de desechos, más del doble de la cantidad de desechos sólidos municipales.

Ante esta problemática, la empresa de ingeniería Aru busca que la industria cambie el sistema de economía lineal que utiliza el sector, con lo que sólo aprovechan los recursos brutos y reciclan poco. Así que propone una economía circular, en la que se recicla tanto como sea posible, ¿cómo se logra? Recurriendo a otra fuente de desechos para material de construcción: la comida.

Partiendo del análisis de que aproximadamente la mitad de todos los alimentos producidos en el mundo terminan en la basura -el equivalente a alrededor de 60 millones de toneladas de alimentos-, no suena tan descabellado que la solución al problema de los desechos contaminantes se encuentre en los desperdicios, pero de comida.

En un informe, Arup detalla: “Es bien sabido que el llamado escenario ‘business as usual’ no representa una opción viable para un futuro sostenible y que se deben identificar diferentes modelos de desarrollo para que nuestra sociedad continúe creciendo y prosperando en el futuro”.

La compañía asegura también que “la industria de la construcción debe reflejar esta urgencia de cambio, probablemente más que otras. De hecho, todavía está impregnado de una serie de factores perjudiciales, como el uso de materiales de alto impacto, soluciones de construcción no reversibles, procesos de baja eficiencia y fabricación “.

Cada vez son más las compañías que apuntan a la ‘construcción  verde’:

-En 2014, el MoMA utilizó 10 mil ladrillos construidos a partir de hongos para construir una torre experimental.

1
(Foto: Jill Fehrenbacher)
-Ecovative asegura que los ladrillos se pueden adaptar a diferentes densidades y sustituirse por tableros de partículas y espuma de poliestireno para aislamiento.

-La empresa alemana Wood K Plus ha estado experimentando con un material de construcción hecho de mazorcas de maíz, que son fuertes, aislantes y de bajo costo.

-La empresa Enviroboard está haciendo muros de trigo comprimido.

Leoxx fabrica tejidos y alfombras biodegradables de plantas de banano.

Organiods está haciendo paneles acústicos de una mezcla de semillas, tallos y hojas.

-Materia está creando un sustituto de corcho a partir de cáscaras de papa, que es resistente al fuego, repelente al agua y ligero; además puede utilizarse para aislamiento acústico y térmico.

La compañía tailandesa Kokoboard está utilizando material de desecho de cultivos de girasol para fabricar tableros no tóxicos de alta resistencia que pueden usarse en la elaboración de pisos, techos y paredes internas.

1
Materiales de construcción a base del campo. (Foto: Kokoboard).
La startup británica, Ananas Anam, está utilizando piñaspara hacer sustitutos de cuero dignos de tapicería.
Fuente:El financiero

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.