A 4 de cada 10 trabajadores no les alcanza para comprar la canasta alimentaria: Coneval

Para el 41% de la población que contó con ingresos laborales en el cuarto trimestre de 2017, fue imposible adquirir la canasta básica alimentaria. El Índice de Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP), calculado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), reveló que la población con un ingreso laboral inferior a la línea de bienestar mínimo, es decir, capaz de adquirir la canasta básica de alimentos, fue en aumento.

Entre el cuarto trimestre de 2016 y el mismo periodo de 2017, la población que no pudo adquirir la canasta alimentaria con su ingreso laboral pasó de 40 a 41 por ciento. Esta destaca como la mayor proporción de trabajadores con ingresos por debajo de la línea de bienestar mínimo desde 2015.

Mientras en el transcurso del año el valor promedio de la canasta alimentaria tuvo un incremento de 7.2%, el ingreso laboral promedio aumentó 5.8% en cifras nominales. La escalada de la inflación durante el año pasado, que la llevó a cerrar en un nivel históricamente alto de 6.77%, propició que el poder adquisitivo del ingreso laboral cayera.

En términos reales, el ingreso laboral descendió 2.5% en el último año, pasando de 1,711.6 pesos por persona a 1,669.3 pesos en 2017. La baja en el poder adquisitivo del ingreso laboral durante 2017 ha sido la más aguda en tres años, desde que al finalizar 2014 el ingreso real cayó 5.6 por ciento a tasa anual.

Situación crítica en estados

Las condiciones de pobreza laboral se agudizaron en 20 de los 32 de estados del país durante los últimos meses de 2017. En Hidalgo, la Ciudad de México y Tabasco se registraron los mayores incrementos en el porcentaje de personas que no pueden adquirir la canasta básica alimentaria, llegando incluso a máximos históricos.

En Hidalgo el 50.1% de los trabajadores no pueden comprar la canasta alimentaria, enmarcando un aumento de 8.6 puntos porcentuales respecto al cierre de 2016. Entre la población trabajadora de Tabasco, el 48.7% percibe ingresos que los colocan por debajo de la línea de bienestar mínimo, evidenciando un crecimiento de 5.9 puntos porcentuales en el mismo lapso.

En la Ciudad de México esta situación alcanza al 37.9% de la población que recibe ingresos, señalando un incremento de 6.8 puntos porcentuales durante el último año.

Para estas tres entidades el porcentaje de trabajadores sin posibilidades de adquirir la canasta básica de alimentos, tocó un nivel récord desde que el Coneval calcula este indicador a partir de 2005.

Al finalizar 2017 fueron seis los estados en los que más del 50% de la población que labora estuvo en situación de precariedad: Hidalgo, Morelos, Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Chiapas; siendo este último el caso más crítico, con 71.3% de la población con ingresos laborales en está condición.

Fuente: El Economista

Deja un comentario