Caminando a los costados de la carreteras, es como migrantes haitianos atraviesan Veracruz

Nadie los quiere trasladar en vehículos y tienen que caminar

Heidi Castellanos/Agencia Informativa Alor Noticias

Las Choapas, Ver. 08 de septiembre 2021.- Caminando a los costados de la carreteras, es como cientos de Haitianos atraviesan el territorio veracruzano, tras abandonar su país en su búsqueda por una mejor calidad de vida.

Huyen de los problemas políticos, sociales, económicos y de los desastres naturales que han impactado a su país.

La mayoría de estos extranjeros formaban parte de la caravana que fue disuelta por Migración en Tapachula, Chiapas. Son hombres, mujeres, niños y embarazadas que sortean los vehículos en este camino que han emprendido ya sea al norte del país o Estados Unidos.

“No es por gusto, por necesidad porque por ejemplo no tenemos presidente, no tenemos trabajo, por eso nos fuimos, somos joven y encima tenemos familia también, tenemos que sobrevivir y ayudar nuestra familia que está esperando”, comentó Frederick, migrante haitiano.

En territorio veracruzano, es en Las Choapas donde los extranjeros descansan, en el salón de usos múltiples de los petroleros encontraron la solidaridad de algunas personas, les han proporcionado agua, comida, ropa, zapatos y hasta carriolas para que los niños no caminen.

Pero solo descansan unas horas, posteriormente por grupos pequeños continúan con su caminando, y lo hace a pie porque a pesar de tender dinero para pagar el transporte público, nadie los quiere llevar por temor a ser acusados de tráfico ilegal de personas.

“Estamos ahí varados afuera por eso porque queremos salir para adelante y no hay como salir para adelante, si los taxistas y los buses no nos quieren llevar a nosotros, hay que caminar y cuando caminamos, caminamos mucho nos deshidratamos, la gente nos tiene que dar agua porque ve lo que está pensando, imagínate la gente con un niño y viene un auto atrás de él”, comentó Max, migrante haitiano.

Su próxima parada es Coatzacoalcos, donde esperan tomar fuerzas para continuar con su camino.

En el trayecto algunos han sufrido deshidratación, pero aseguran que ni el cansancio se compara con lo que sufren en Haití.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.