Cuídalas, a tus mascotas también les pega el invierno

Así como sucede con los humanos, en los animales también aumentan los casos de enfermedades respiratorias durante el invierno, es decir, entre los meses de octubre y marzo.

Los cambios de temperatura, las corrientes de aire y la humedad que se presentan con las bajas temperaturas de la época, también pueden causar enfermedades en las mascotas, principalmente en los perros”, afirmó Miguel Desachy, médico veterinario zootecnista por la UNAM y vocero de la firma Royal Canin.

Entre las enfermedades más comunes que pueden padecer está el resfriado, que se manifiesta con secreción nasal, estornudos e irritación de la mucosa. Si se frota constantemente la nariz, presenta dificultades para respirar y se ve decaído y sin apetito, entonces es probable que se haya enfermado.

Si el resfriado no se trata adecuadamente puede derivar en bronquitis, que tiene como principal síntoma el moco excesivo. Ésta, si no se es atendida a tiempo puede convertirse en un padecimiento crónico que vivirá la mascota de forma estacional.

LA RAZA Las enfermedades respiratorias en los perros también dependen de la raza, el tipo de pelaje, la edad y el tamaño que tenga. Por ejemplo, los canes muy viejitos padecen fácilmente asma y traqueo-bronquitis infecciosa. 

La neumonía también se desarrolla en los perros. Esta enfermedad es la inflamación de los pulmones causada por bacterias, hongos o pará- sitos internos, y provoca dificultad para respirar, además de fiebre y falta de apetito. En ocasiones, es necesaria la hospitalización de la mascota.

Otro padecimiento frecuente es la traqueo-bronquitis infecciosa (mejor conocida como tos de las perreras), que suele presentarse principalmente en perros muy jóvenes o viejos. Se refiere, explicó el especialista, a la inflamación de las vías respiratorias, y entre sus síntomas más comunes están la tos seca y la expectoración de poco moco.

Por otro lado, en los cachorros y los perros muy viejitos el asma es muy frecuente, sobre todo si presentan obesidad o problemas cardiacos o pulmonares. Además, esta enfermedad se presenta como respuesta a una alergia al polvo o al polen. Entre sus síntomas, agregó Desachy, están la pérdida del apetito, tos, movimientos lentos y el color azul en la lengua cuando sufren crisis.

Finalmente, la amigdalitis, la faringitis y la laringitis (inflamación de las amígdalas, la faringe y la laringe), también atacan a los amigos caninos y, aunque pueden curarse con un tratamiento a base de antibióticos, cabe resaltar que si el perro sufre constantemente de infecciones puede optarse por eliminar las amígdalas como a las personas.

RECOMENDACIONES

Para evitar estas enfermedades en las mascotas, el veterinario Miguel Desachy recomendó mantenerlas en lugares cálidos, permitirles entrar a casa y colocar una cobija sobre sus camas.

Algo a considerar es el pelaje y su edad, pues si excede los siete años, o bien, su pelo es corto, es probable que no tolere el frío. De tal forma que hay que tener especial cuidado con ellos.

ALIMENTACIÓN Dar la cantidad y el tipo de croquetas que corresponden a su raza y edad, además de hidratarlos bien, ayuda a prevenir los padecimientos respiratorios.

Alimentarlo e hidratarlo adecuadamente también los previene de enfermedades. Hacerlo como se debe lo ayudará a producir más energía para tolerar las bajas temperaturas. En este sentido, el experto advirtió no darle croquetas de más, sino la cantidad justa para su edad y tamaño. En cuanto al agua es indispensable, añadió, cambiarla por las mañanas, ya que durante la noche puede enfriarse demasiado.

Otra importante recomendación es ejercitar al perro.

Lo normal es que se vuelva un poco perezoso o que por el frío no quieras exponerlo; sin embargo, necesita salir a caminar, correr o jugar, así que contempla una hora del día cuando el sol caliente más y llévalo a pasear”, señaló Desachy.

Algunos de los síntomas más comunes que pueden presentar los perros cuando tienen alguna enfermedad respiratoria son malestar general, mucosidad excesiva y fiebre, por lo que si detectas alguno de éstos, lleva inmediatamente a tu perro con el veterinario para que lo revise y prevenga o trate cualquier enfermedad.

Fuente: excelsior

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.