IMSS: Hasta 30 unidades de sangre requiere un paciente grave para salvar su vida 

Pacientes con cáncer, embarazadas en rutas críticas, accidentados, entre otros requieren hasta 30 unidades de sangre o sus derivados para salvar su vida, de ahí la importancia para que el Banco de Sangre cuente con lo necesario para funcionar y darles esperanzas.

Publicidad

El  hematólogo de Banco de Sangre del Hospital General de Zona 36 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Miguel Angel Rosas Romero explicó que en la donación se extrae 450 mililitros de sangre lo que no afecta la integridad del donador, por ello se solicita un peso mínimo de 52 kg para no afectar su volumen sanguíneo total. Con esa donación se tiene la oportunidad de apoyar hasta a cuatro personas, teniendo en cuenta que de cada bolsa se obtienen hasta cuatro componentes de sangre, como los concentrados plaquetarios, concentrado eritrocitario, plasma fresco congelado y crioprecipitados.

La cultura de donación altruista de sangre baja, sólo el 2% se da de manera espontánea, la mayoría acude al ser un requisito para el paciente, “la mayoría viene para reponer la sangre que se utilizó para sus familiares, siempre debemos tener sangre disponible para atender urgencias”.

Y es que hay pacientes que por la gravedad de sus cuadros requieren hasta 30 unidades de sangre, las que marcan la diferencia entre la vida y la muerte, de ahí la importancia de que el Banco de Sangre siempre cuente con las unidades suficientes para atenderlos.

La población que quiera donar sangre de manera altruista puede presentarse de lunes a viernes en el Banco de Sangre a las 7 de la mañana, en el interior de Hospital General de Zona No. 36, es necesario ser mayor de 18 años, presentar identificación oficial y pesar más de 50 kilos.

A lo anterior se le agrega: llevar un ayuno mínimo de cuatro horas y no exceder de ocho horas; no tener gripe, tos, diarrea, infección dental; no haber tomado medicamentos en los últimos cinco días; no haber estado en tratamiento de endodoncia, acupuntura, tatuado o perforado en los últimos 12 meses, o bien una cirugía menor a seis meses; en las 72 horas previas a la donación no  haber ingerido bebidas alcohólicas; si el donador es paciente hipertenso puede ser donador, siempre y cuando la presión arterial alta esté controlada y el médico de Banco de Sangre lo valore.

Una vez que cumple con estos requisitos, inician la serie de estudios que dé la certeza de que su sangre es segura. Se somete a estudios de laboratorio, para detectar enfermedades transmisibles o sus agentes causales como el VIH,  Hepatitis B y C, sífilis y Chagas, además de identificar el grupo sanguíneo y Rh, lo anterior, para dar bioseguridad al paciente.

El organismo recupera de manera inmediata el casi medio litro de sangre que dona, pues la médula ósea se encarga de producirla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.