Itzel Dayana quería ser contadora; velan sus restos en Nanchital

Ana Patricia Reyna/ Agencia Informativa Alor Noticias

Nanchital, Ver. 04 de junio 2021.- Con un profundo dolor e indignación familiares y amigos velan los restos de la adolescente Itzel Dayana quien fue violada y asesinada en su propio domicilio ayer al medio día en el municipio de Nanchital al sur de Veracruz.

https://fb.watch/5WnnpsAPzt/
En una vivienda ubicada en la colonia San Miguel se dieron cita compañeros, amigos y familiares que con música cristiana la recordaron y se despidieron de ella.

Su madre, la señora Martha con un llanto desgarrador pidió a las autoridades que se haga justicia por este cruento crimen, que le arrebató los sueños a su hija.

“Quiero que se llegue hasta lo último, era mi bebé, que se le haga justicia a mi niña y que su caso no quede impune como siempre queda”, reveló.

Como una joven estudiosa, amable, dedicada y creyente de Dios describió a Itzel, su prima Daniela Rosette Cisneros.

“Era una niña que no se metía con nadie, era obediente, la única que seguía a Dios, ni siquiera usaba faldas cortas sino abajo de la rodilla, no se metía con nadie ni si quiera era grosera o maleducada, llevaba excelentes calificaciones”, reveló.

QUERÍA SER CONTADORA

Itzel Dayana a pesar de tener 16 años tenia bien claro lo que quería estudiar, su sueño era ser contadora por eso se esforzaba sacando buenas notas en la escuela.

Ella cursaba el segundo semestre del bachillerato en el Cobaev 34 de Nanchital.

MARCHARÁN PARA EXIGIR JUSTICIA

Con varias marchas pacíficas que se tienen planeadas durante este día, familiares y amigos exigirán justicia ante las autoridades para que den con el o los responsables y paguen por este crimen.

Grupos de feministas se han unido al dolor de la familia y participarán en marchas que se tienen planeadas se realicen a las 2:00 y 4:00 de la tarde.

LA MATARON CON SAÑA

De acuerdo a lo relatado por familiares Itzel Dayana fue encontrada maniatada de pies, manos y boca, fue violada golpeada y finalmente murió asfixiada.

Ni si quiera pudo defenderse o gritar para pedir ayuda, pues su agresor no le permitió que tuvieran una oportunidad para escaparse.

La menor de edad ya había sido vigilada, pues ella nunca se quedaba sola y siempre se mantenía en constante comunicación con sus padres; ayer fue una de las pocas veces que se quedó en su domicilio estudiando.

Se desconoce si los asesinos conocían muy bien a la familia y sabían las entradas y salidas de cada integrante.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.