¿Cómo saber si tienes influenza estacional?

Ciudad de México.- La incidencia de influenza estacional aumenta en la temporada del año en que las temperaturas bajan, por lo que se deben extremar precauciones durante el otoño y el invierno, estaciones en que el clima se caracteriza por la baja en las temperaturas y la presencia de masas de aire frío, condiciones que incrementan el número de casos entre la población de esta enfermedad.

La Secretaría de Salud (SSA) lleva un registro semanal de vigilancia epidemiológica para la temporada de influenza, que inició el 1 de octubre del 2017 y terminará el 5 de mayo del 2018. En lo que va de la actual temporada, y hasta la tercera semana del 2018, la Dirección General de Epidemiología —dependencia adscrita a la SSA—, reporta 1,162 casos positivos para influenza, y notificó 20 defunciones hasta el momento por esta enfermedad.

La Ciudad de México es la entidad con mayor número de casos hasta ahora, con 17.7% del total, seguido de Querétaro (8.3%) y el Estado de México (7.7%). Los grupos de edad más vulnerables hasta ahora son los mayores de 60 años, con casi 300 casos, y el de menores entre 1 y 9 años, presentando más de 200 casos.

Para la temporada, el SSA reporta hasta el momento 7,526,593 casos de infecciones respiratorias agudas (IRA), que de no ser atendidas y no procurar los cuidados necesarios a quienes presentan estas afecciones, pueden complicarse y derivarse en neumonía o bronconeumonía. Para estas dos enfermedades, el número de casos en México en lo que va de la temporada asciende a las 38,345 personas afectadas.

Si bien la influenza estacional se inscribe en el conjunto de las infecciones respiratorias agudas, es necesario distinguir su sintomatología general del resto del grupo de padecimientos respiratorios, dado el riego que corre el paciente si no es atendido a tiempo y recibe el tratamiento adecuado. La SSA ofrece un cuadro para diferenciar las señales de la presencia de la influenza y de las IRA’s:

SÍNTOMAS DE LAS IRA’S:

  • Tos
  • Catarro
  • Obstrucción y/o secreción nasal
  • Dolor o enrojecimiento de garganta
  • Ronquera
  • Dolor del oído y/o dificultad para respirar
  • Ojos irritados y llorosos
  • Dolor de garganta
  • En algunos casos, dolor abdominal y vómito

SÍNTOMAS DE INFLUENZA:

  • Fiebre superior a los 38 grados centígrados
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular y articulaciones
  • Decaimiento (no poderse levantar)
  • Tos seca
  • Escurrimiento nasal
  • Ojos irritados y llorosos
  • Dolor de garganta
  • En algunos casos, dolor abdominal y vómito

¿QUÉ HACER EN CASO DE PRESENTARSE LOS SÍNTOMAS DE LA INFLUENZA?

El Center for Disease Control and Prevention (CDC), agencia del Departamento de Salud de Estados Unidos encargada de la prevención y control de enfermedades, tiene disponible en su sitio web información que orienta sobre qué medidas tomar en caso de presentar la sintomatología de la influenza:

  • De mostrar síntomas que sugieran la presencia de influenza, la persona deberá de permanecer en casa y evitar el contacto con otras personas.
  • La mayoría de las personas que han padecido influenza han tenido cuadros infecciosos moderados que no han requerido tratamiento antiviral ni hospitalización.

Sólo es necesario presentarse en la sala de emergencias de un hospital de presentarse los siguientes síntomas de alerta:

  • Dolor o presión en el pecho o abdomen.
  • Mareos súbitos.
  • Confusión.
  • Vómito severo o persistente.

Algunas personas son más propensas a presentar complicaciones de la influenza y deberán de buscar ayuda médica en cuanto se presenten los síntomas. Los grupos más vulnerables son:

  • Niños menores de 5 años, especialmente los menores de 2 años.
  • Personas de 65 años o más.
  • Mujeres embarazadas.

Personas con:

  • Cáncer.
  • Problemas sanguíneos.
  • Enfermedad Pulmonar Crónica, incluyendo asma y enfermedad obstructiva crónica.
  • Diabetes mellitus.
  • Enfermedades Cardíacas.
  • Enfermedades Renales.
  • Enfermedades Hepáticas.
  • Enfermedades Neurológicas, incluyendo sistema nervioso, cerebro o médula espinal.
  • Enfermedades Neuromusculares, incluyendo distrofias musculares y esclerosis múltiple.
  • Enfermedades del Sistema Inmunológico, lo que incluye el SIDA.

MEDIDAS PREVENTIVAS

La mejor medida preventiva es la vacunación. La Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa) informó que la campaña de vacunación contra la influenza registra en la entidad un avance de 78%, al aplicar 968,164 vacunas. La meta del organismo de salud pública de la CDMX es llegar a 1.23 millones de dosis para esta temporada de influenza.

El periodo idóneo para la vacunación es previo a que llegue la época de bajas temperaturas. La vacuna llega a su nivel más alto de protección 40 días después de su aplicación. Las autoridades de salud de la CDMX iniciaron en el mes de octubre del año pasado la campaña de vacunación contra la influenza, que terminará el 30 de marzo próximo.

Si aún no ha recibido la vacuna, puede acudir a alguno de los 220 centros de salud o a los puestos de vacunación instalados en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y el Metrobús o bien, llamar a Medicina a Distancia al 5132-0909, que brinda atención las 24 horas, durante los 365 días del año.

LUGARES DE TRABAJO

Dado que el virus de la influenza estacional puede sobrevivir por lo menos dos días expuesto al ambiente, los centros de trabajo son lugares en los que el contagio puede propagarse con facilidad por ser espacios cerrados en los que concurren numerosas personas. Además del contacto directo como el saludo de mano, la persona contagiada puede propagar la influenza estacional al tocar objetos o superficies que otras personas pudieran tomar también, lo que hace necesario que durante la temporada de influenza se observe mayor cuidado en la limpieza general de los lugares de trabajo.

En los lugares de trabajo se deben generar campañas de vacunación contra la influenza estacional, y la vacunación puede realizarse en los mismos centros o se debe canalizar a los empleados a las clínicas de salud en donde serán atendidos.

La organización estadounidense sin fines de lucro National Foundation for Infectious Diseases (NFID) recomienda las siguientes medidas preventivas contra la influenza estacional que pueden ser observadas en los lugares de trabajo:

  • Lavar las manos a menudo con agua y jabón. En caso de que el jabón y el agua no esten disponibles, los desinfectantes para manos a base de alcohol pueden ser usados.
  • Cubrirse nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar; el pañuelo debe ser depositado en la basura inmediatamente después de usarse.
  • Se debe evitar tocarse ojos, la nariz y boca. Los gérmenes se propagan fácilmente de esta manera.

De presentarse los síntomas, quédese en casa, excepto para buscar atención médica o para otras necesidades. Puede volver al trabajo pasadas 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.