«Simplemente queremos saber si el está vivo o muerto»: familiares de taxista desaparecido

Mari Carmen Rosas/ Agencia Informativa Alor Noticias

Cosoleacaque, Ver. 19 de abril 2021.- José Juan Carlos Romero Jiménez desapareció un 23 de agosto del 2019 en Cosoleacaque, su familia lo busca con la esperanza de encontrarlo con vida, aunque la gente les diga que por el tiempo trascurrido él está muerto.

En entrevista Oralia Jiménez González recordó a su sobrino, «es un joven sonriente,  pasaba a ver a la familia, llegaba a comer, de ahí seguía trabajando en el taxi».

Fue alrededor de las 8 de la noche cerca del puente de Cosoleacaque que fue visto por última vez, desde entonces lo buscan hasta en fosas clandestinas.

Llamadas falsas y la búsqueda

El 24 de agosto, cuando ya se había puesto una denuncia de la desaparición, recordaron que fueron víctimas de falsas llamadas dando a conocer supuestos puntos en donde se encontraba Juan Carlos.

El miedo y la angustia se apoderó de la familia, pero era tanta la desesperación que corrían de un punto a otro haciendo caso de las llamadas falsas.

Días después se unieron a un grupo de madres en búsqueda Coatzacoalcos, quienes le brindaron la asesoría legal y psicológica para poder hacer frente a está tragedia.

Va más de un año y medio de búsqueda en hospitales, en la cárcel y colocando boletines en las calles, que a veces no cuentan con la simpatía de la ciudadanía, y reciben burlas, además de que les quitan el cartel que para ellas representa una herramienta para  encontrar a su familiar.

Aparece el taxi, pero no Juan Carlos

El taxi fue localizado en el noviembre del 2019, en un sitio en Coatzacoalcos, el chófer fue puesto en libertad, pues dijo haber sido contratado pero no recordaba el nombre de la persona. Hasta la fecha no se sabe cómo es que el vehículo andaba circulando en esa ciudad como servicio público.

Las investigaciones por la fiscalía se han alentado por la pandemia del Covid-19, expresó Oralia, pero siguen como madres del colectivo realizando las diligencias en búsqueda en  fosas clandestinas.

La esperanza es que Carlos regrese a casa. «Yo solo le pido a la gente que si alguien se lo llevó, que nos de una señal, simplemente queremos saber si el está vivo o muerto», refieren que de saber que fue asesinado podrán llorar en una tumba.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.