Su coeficiente intelectual es arriba de 130 y solo tiene 11 años, Williams Manuel, niño de Nanchital

En mecatrónica ha tenido la habilidad de crear hasta dos robots por día; para saber si una persona puede ser considerada como superdotada, ha de obtener una puntuación por encima de 140. Si supera los 160, es considerado como genio.

Mariaide Ramos/ Agencia Informativa Alor Noticias

Nanchital, Ver. 11 de noviembre 2021.- El coeficiente intelectual de Williams Manuel Luis López, niño de 11 años del municipio de Nanchital, es arriba de 130, resultado que obtuvo hace un año luego de realizar un examen especial en la ciudad México en la Escuela de Atención Al Talento, sin embargo debido a los altos costos se le complica estudiar en dicha institución.

Desde pequeño sus padres se percataron que no sería un niño normal, pues con tan solo días de nacido, sus reflejos motrices fueron algo fuera de lo normal ya que trataba de voltearse por sí solo, por lo que al llevarlo con su pediatra este le diagnosticó Trastorno por déficit de atención e hiperactividad TDAH.

Les informó que dicho trastorno le traería complicaciones o facilidades de aprendizaje así como diversas habilidades cognitivas, que con el paso de los años se le fueron desarrollando.

A su corta edad Williams, pasó por diversas circunstancias durante su estancia en el jardín de niños y en el nivel primaria, donde alumnos y maestros al no comprender su manera de aprender y su hiperactividad en orientación, imaginación, razonamiento y Capacidad deductiva, le trajeron algunos problemas al no evaluarlo correctamente.

«Por mi edad no asimilaba que se trataba de acoso escolar, mis compañeros me hacían travesuras que no asimilaba y las olvidaba ya que al rato me contentaba y jugaba con ellos, con el paso del tiempo lo asimilé y la verdad sí me causó problemas emocionales, porque esas bromas no la debería tener un niño», contó Manuel.

Dijo que incluso sus maestros lo exponían a las críticas frente a sus demás compañeros, para cuestionarles si se merecía una buena calificación por su comportamiento en el salón de clases.

«Por mi trastorno yo soy muy ansioso y regularmente ando jugando, eso no quiere decir que no ponga atención porque siempre sacaba buenas calificaciones en mis exámenes», mencionó.

SU MADRE FOMENTA SUS HABILIDADES

A raíz de esta situación la madre del niño, decidió buscar otras medidas y formas de aprendizaje, por lo que lo inscribió en talleres de música, banda de guerra, dibujo y clases de mecatrónica, destacando en esta última.

«He ido a los cursos de Mecatrónica y me ha gustado mucho, durante mis clases he podido crear robots y códigos. Un día armé 2 máquinas, cuando regularmente un niño solo hace medio robot por día», abundó el infante.

EXISTE UNA ESCUELA ESPECIALIZADA

Fue en enero del año pasado, cuando la madre de Williams decidió llevarlo a la ciudad de México para que pudiera presentar un examen y medir su rendimiento en la escuela de Atención al Talento CEDAT, donde obtuvo el resultado de IQ arriba de 130.

«Esa escuela es muy buena, puedo pasar todos los niveles básicos pero además puedo comenzar a ver más materias que me interesan, si logro pagar las colegiaturas podré salir ya con título. Yo quiero estudiar Mecatrónica», explicó.

La colegiaturas de la institución educativa van arriba de 6 mil pesos mensuales, por lo que Williams solicitó el apoyo de la ciudadanía y autoridades para poder lograr su sueño y que su talento no sea desaprovechado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.